Leyendo:
Universidad Orval, la primera en cerrar por falta de licenciamiento
6 minutos

Universidad Orval, la primera en cerrar por falta de licenciamiento

La Universidad Peruana de Arte Orval no logró obtener el licenciamiento de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) y, por tanto, deberá cesar sus actividades de manera progresiva en un plazo máximo de dos años, cuando cerrará definitivamente.

La resolución del Consejo Directivo N° 141-2018-SUNEDU/CD, que le niega el licenciamiento, fue publicada hoy en el diario El Peruano y detalla que dicha institución no cumple ninguna de las condiciones mínimas para brindar un servicio educativo de calidad, lo cual pone en riesgo el futuro de sus estudiantes (por ejemplo dificultad para conseguir trabajo, subempleo, etc.).

El titular de la Sunedu, Martín Benavides, explicó que, para ser licenciada, una universidad debe cumplir ocho condiciones básicas de calidad (CBC), las cuales a su vez se derivan en 54 indicadores. “En este primer caso, la universidad tenía 41 indicadores desfavorables que no lograban alcanzar ninguna de las CBC; había un incumplimiento generalizado”.

El funcionario dijo que los evaluadores han sido “lo más objetivos posibles” y que, incluso, se trató de darle alguna oportunidad haciendo diferentes visitas de campo, pero allí “ciertamente no hay comunidad universitaria”. “Y eso que no estamos evaluando la excelencia, sino que existan mínimas condiciones de calidad para el estudiante”.

Benavides reconoció que la situación es compleja porque “hay afectación de estudiantes” pero subrayó que la tarea de Sunedu es detener el uso inapropiado de la universidad para lucrar con las aspiraciones de estudiantes y sus familias, algo que ocurrió por muchos años en el Perú.

“El problema social ya estaba creado, hubo una expansión de una oferta universitaria que no te lleva a nada cuando terminas de estudiar. No es responsabilidad de los estudiantes sino del Estado, de las propias universidades pero también de las instituciones que debieron regular y no lo hicieron. Entonces cuando se nos dice que estamos generando un problema, yo digo que más bien estamos resolviendo un problema que ellos generaron”.

Alternativas para los estudiantes

A fin de encontrar una salida para los estudiantes perjudicados por el próximo cierre, la Sunedu sostuvo previamente reuniones con las universidades licenciadas, representadas en la Asamblea Nacional de Universidades Públicas (ANUP), a las cuales se les instó a ofrecer alternativas como el traslado universitario u optar por la fusión o absorción de aquellas sin licenciamiento.

LEE TAMBIÉN:  Se entregó el Premio Nobel de Medicina: ¿Qué descubrimiento fue galardonado?

“El traslado probablemente sea el mecanismo que puede darnos más tranquilidad en el corto plazo, dado que en el Perú hay varias universidades que tienen la misma oferta; en cuando a las pensiones quizá haya diferencias y allí es donde vendría el gesto solidario de la universidad licenciada que reciba estudiantes. Eso será un acuerdo que estará bajo la autonomía de las propias universidades, allí no intervendrá la Sunedu”.

Martín Benavides recalcó que, para facilitar esta nueva etapa de la reforma universitaria, la Sunedu emitió dos reglamentos, uno sobre el Cese de actividades y otro sobre la Fusión, transformación, escisión, disolución o liquidación de universidades.

Una vez difundida la noticia en el ámbito universitario, personal del Ministerio de Educación y la Sunedu acudirá de manera directa a ofrecerles información a los estudiantes afectados, a fin de que ellos mismos decidan qué hacer independientemente de la decisión que adopte la universidad declarada sin licenciamiento.

Para afianzar la reforma universitaria y “evitar cifras exageradas” que alarman a la comunidad universitaria, la Sunedu ha sostenido reuniones incluso con integrantes de la Asociación de Universidades del Perú (ASUP), los más críticos del proceso, cuyo presidente, Iván Rodríguez, señaló que medio millón de estudiantes podrían dejar de estudiar.

“En la reunión les pedimos que ofrezcan datos reales, porque los afectados son una minoría de estudiantes, pero eso no significa que no nos preocupemos”, puntualizó Benavides.

En caso la universidad con licencia denegada intente dejar en abandono a sus estudiantes, la resolución que aparece hoy en El Peruano fija una serie de obligaciones, todas sujetas a un apercibimiento de índole penal que puede formularse contra la universidad y sus funcionarios. “Si este apercibimiento no se cumple, se hará una denuncia por parte de nuestra Procuraduría”, advirtió por su parte Karina Tafur, directora de Licenciamiento de la Sunedu.

LEE TAMBIÉN:  Si Chlimper no renuncia, debe ser apartado del Banco Central de Reserva

Más universidades sin licenciamiento

El titular de la Sunedu estimó que hacia diciembre próximo habrá entre 4 y 7 universidades con licencias denegadas, todas privadas y la mayoría de las cuales está en Lima. “Queremos que en el sistema universitario peruano existan solo instituciones que puedan ofrecer condiciones básicas de calidad, no universidades que se aprovechan y lucren con la ilusión de los jóvenes. Confiamos en que esto saldrá bien”.

Asimismo, dio a conocer que se ha identificado 175 establecimientos de universidades que serán cerrados próximamente. De ese total 93 lo harán de manera voluntaria al no alcanzar las CBC mientras que otras 82 serán cerradas a fin de año por no contar con autorización de funcionamiento.

Sunedu estima que hasta marzo del 2019 culminaría el proceso de licenciamiento de las universidades y que entre setiembre y octubre de ese mismo año se terminará con todo el proceso de las “licenciadas y de las no licenciadas”.

Prestigio del profesional

El funcionario dijo que si bien “habrá una afectación” no se puede saber aún cuál será el impacto que tenga el cierre de las universidades de baja calidad en sus egresados al momento de incorporarse al mercado laboral.

“Por el lado credencial sin duda habrá una afectación. No sabemos si mayor o menor a la que tienen ahora sabiendo que van a una universidad de la cual había dudas sobre sus condiciones de calidad”.

No obstante, añadió, analizando toda la situación, quizá hay más elementos a favor de tomar la decisión en este momento, dado que muchos tendrán la oportunidad de trasladarse a una universidad con mejores condiciones de calidad.

“Por eso, para nosotros es importante que la comunidad universitaria responda en el primer o segundo día, ofreciendo alternativas a los estudiantes que van a ser afectados con la denegatoria de licenciamiento de su universidad”.

Con información de Andina

LA INFORMACIÓN AL INSTANTE
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER REGISTRÁNDOTE CON TU CORREO ELECTRÓNICO Y MANTENTE INFORMADO
[mc4wp_form id="8579"]
Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

No estás conectado a internet