Leyendo
A Jair Bolsonaro se le quemó el pan en la puerta del horno

A Jair Bolsonaro se le quemó el pan en la puerta del horno

Avatar

Había apostado que el 28 de octubre, fecha programada para la segunda vuelta electoral en Brasil, la iba a pasar en la playa, pero la apuesta de Jair Bolsonaro se frustró a última hora porque no alcanzó los votos necesarios para sepultar a su contendor Fernando Haddad.

Con el 46 por ciento de votos, ahora tendrá que enfrentar al delfín de Lula que llega con el 29 por ciento de las preferencias. Esto significa que no la tiene tan segura, pues el candidato del PT puede sumar votos entre quienes cuestionan la prédica autoritaria del excapitán del ejército que se hizo popular presentándose como “salvador de la patria” frente a los políticos “corruptos” que llevaron a la mayor economía del continente a la debacle.

Aunque la jornada se llevó a cabo con tranquilidad, el proceso electoral estuvo marcado por un intenso descontento hacia la clase gobernante acusada de corrupción en uno de los países más desiguales del mundo. Por si fuera poco, el líder el Partido Social Liberal sufrió un ataque a cuchilladas a un mes de los comicios que terminó por favorecerlo.



Para muchos observadores el atentado que sufrió Bolsonaro lo catapultó en el escenario político después del 6 de septiembre. Un episodio que aún no se ha aclarado. El atentado le dio una enorme publicidad, unió a su electorado y consolidó a su favor la transferencia de votos provenientes de la ultraderecha.

Hasta el momento no está claro si el atentado fue obra de un individuo desequilibrado o si hubo algún tipo de conspiración. Días antes del atentado, Bolsonaro dijo que los militantes del Partido de los Trabajadores del estado de Acre debían ser fusilados.

DICTADOR

El capitán es conocido por su nostalgia por la última dictadura militar, sus insultos a las mujeres y a los gays y sus llamados a reprimir la delincuencia a cualquier precio, en un país en el que los escuadrones de la muerte no son tan ajenos.


Esto obligó a Haddad a subir el tono contra su rival, para advertir al electorado que, con su elección, la democracia estaría en peligro. Incluso, mediante un video, el partido de Haddad lo comparó con Hitler.

Lo real es que quien resulte electo en la segunda vuelta dirigirá un país sumido en una crisis económica y política sin precedentes, conmovido por el enorme escándalo de corrupción de Lava Jato, el mayor esquema de corrupción en la historia de país, develado el 2014. La crisis se muestra en una cifra elocuente: 13 millones de brasileños no encuentran trabajo.

En este escenario, Haddad ha prometido dar marcha atrás a las reformas económicas del presidente Michel Temer que han deteriorado los derechos de los trabajadores. Por eso, plantea aumentar la inversión en programas sociales y recuperar los años de auge que Brasil tuvo bajo Lula.

Su rival, en cambio, aspira a consolidar las reformas neoliberales y establecer nexos con países como Corea del Sur, Estados Unidos e Israel, de los que dice tienen disposición para ayudar a Brasil.

CONFIADO

Seguro del triunfo, Bolsonaro afirma que no hará ninguna negociación partidaria. “A mí ya me apoyan más de 260 diputados del bloque ruralista, gran parte del bloque evangélico y de la bancada de la seguridad (policías y militares). En mis cuentas, tenemos aproximadamente 350 diputados que van a estar con nosotros y, en su mayor parte, ellos son honestos”, dijo.

Los seguidores de Bolsonaro afirman que él impondrá el orden para proteger a “los ciudadanos de bien” de la delincuencia, defenderá los valores de la familia tradicional y subrayan que es un político “honesto”, que no está involucrado con escándalos de corrupción.

Para ellos la posibilidad de que Haddad se imponga es catastrófica y por eso intensificaron sus esfuerzos para ganar en primera vuelta, un objetivo que pese a todo no lograron.

Algunos sectores golpistas hablan abiertamente de opciones no electorales para favorecer a Bolsonaro. El propio comandante del Ejército, Eduardo Villas Boas, especuló, en una entrevista para un importante periódico brasileño, que la legitimidad de las elecciones pudiera ser cuestionada en caso no gane el capitán.

En otras palabras, Villas Boas sugirió desconocer una posible victoria de Haddad. En tanto, Fernando Haddad afirma que la segunda vuelta “es buena para Brasil y dará más tiempo para comparar proyectos.

Bolsonaro cuenta con el apoyo de una suerte de partido militar cuyos referentes son, entre otros el general Hamilton Mourao, quien dijo hace poco que los 33 años de democracia no dejaron “nada bueno” en comparación con los 21 del gobierno militar que concluyó en 1985.

El ‘vice’ advirtió hace poco que si el país cayera en la anarquía (y no triunfara Bolsonaro) las Fuerzas Armadas deberían asumir el poder a través de un “autogolpe”.

Mourao, candidato a la vicepresidencia, es quien mejor expresa los objetivos del nuevo orden en cuyo diseño trabajan una decena de militares. Esos cambios incluyen la eliminación de las gratificaciones y un nuevo modelo previsional que se condensarían en una reforma constitucional redactada por un grupo de “notables”, sin la participación de los afectados.

ESCUADRONES DE LA MUERTE

Entre los grupos que apoyan a Bolsonaro también se cuentan los escuadrones de la muerte que dominan cerca de un centenar de favelas en Río de Janeiro y alientan las matanzas en los barrios pobres. Esos grupos tienen contactos con los grupos paramilitares del ejército y la policía. Un ejemplo de la conexión entre el candidato y los escuadrones fue el silencio de Bolsonaro ante el asesinato de la militante Marielle Franco en marzo pasado, el que mereció el repudio de todo el espectro político.

PALABRAS DE UN FASCISTA

Contra los afrodescendientes

“No hacen nada. Más de mil millones de dólares al año estamos gastando en ellos”, dijo sobre los brasileños con descendencia africana. Después agregó que sus hijos nunca podrían están en pareja con una persona afro porque “están muy bien educados”.

Contra los gays

“El hijo empieza a mostrarse amanerado, gay, cambia su comportamiento, ¿verdad?, ya oí de algunos aquí. Menos mal que me dieron unos chirlos de chico, mi padre me enseñó a ser hombre”, dijo. “No voy a combatir ni a discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle, les voy a pegar”, afirmó. En una entrevista con la revista Playboy en 2011 declaró: “Preferiría que mi hijo estuviera muerto a que fuera homosexual”.

Contra las mujeres

A la diputada del Partido de los Trabajadores María del Rosario le dijo que ni siquiera merecía ser violada: “Yo no soy violador, pero si lo fuera, no la iba a violar porque no lo merece”. Sobre el cupo femenino dijo que no es una cuestión de colocar cuotas de mujeres porque sí. Tenemos que colocar gente capacitada. Si colocan mujeres porque sí, voy a tener que contratar negros también”

Los artículos firmados y/o de opinión son responsabilidad de sus autores.

Click to Hide Advanced Floating Content