en

Brasil es ganable

Ojo: No hay que permitir que el poder saque provecho de nuestra alegría. Más

Brasil es ganable | 02/04/2020 | Perfil Perú

Desde un piso ocho de un edificio en Pueblo Libre veo, instantes después de la goleada histórica a Chile, que un grupo de chiquillos locos corren en calzoncillo por la avenida La Marina desierta celebrando el triunfo peruano en plena llovizna invernal.

Sus amigas, ellas sí muy abrigadas, los acompañan muy felices matándose de la risa tal vez de haber ganado una apuesta futbolera en el calor de la semifinal de la Copa América. No tengo registro fotográfico de esta rara y jovial celebración porque un “granputo” me robó el celular, pero el hecho ocurrió. Calatos corren en pleno frío por la avenida La Marina celebrando pase a la final.

Solo el fútbol puede generar cosas como estas, además de incontables cábalas de todo tipo. La pasión por el fútbol es inmedible. Conozco a gente que jamás ha jugado pelota en su vida y no tiene ni idea qué es un tiro libre, pero vibra cada vez que Perú hace un gol.

De esta pasión saben los poderosos de toda calaña y aprovechan las circunstancias para hacer de las suyas. Keiko mueve sus hilos a todo pulmón para salir de la cárcel; Vizcarra pide muy apurado que canal 4 lo entreviste minutos después del partido y seguramente todos estos days lo escucharemos hablar de la selección; Salvador del Solar seguirá luciendo su casaquita roja y blanca como el día la marcha del orgullo; en el Congreso muchos se estarán las manos por los dictámenes, los proyectos y las mociones; en el Poder Judicial también se alistan para sacar provecho.

Tía María está caliente, Castañeda quiere librarse, Lava Jato no puede detenerse, el desempleo avanza a pasos agigantados, Keiko y sus cómplices quieren escapar de la justicia, hay frío que mata en las comunidades, el precio del gas sigue por las nubes, el precio de los peajes no baja, el aeropuerto de Chichero es un negociazo para otros, Salvador del Solar debe explicar por qué está cerrado el museo de Pueblo Libre. ¿Y la Ley del Libro?

Video recomendado

No hay que perder de vista que el fútbol, sobre todo cuando hay triunfos, fue usado por dictadores como cortina de todos los colores a fin de que muchos temas importantes pasen inadvertidos. Es muy conocido todo lo que hizo Jorge Videla en Argentina y este tiene muchos seguidores ahora. No nos damos cuenta por que son de cuellos blancos.

Hay que celebrar, hay que gritar a todo pulmón que hemos vuelto a la final de la Copa América después de 44 años de ausencia; pero no hay que permitir que el poder saque provecho de nuestra alegría.

En 1975 campeonamos venciendo a Colombia y este domingo tenemos que ganarle a Brasil de todas maneras. La tarde del 22 de junio de este año Brasil nos ganó 5 a 0, pero aquella derrota fue un desliz y ahora nos conviene. Perú irá por la revancha, buscará borrar ese pasado ominoso, y Brasil estará más presionado que nunca por hacer el primer tanto en el Maracaná de Río de Janeiro. Le podemos ganar jugando estilo fulbito, con toque y picardía, sin golpear sino con cachita. Todo puede pasar y es muy probable que domingo, en el día de mi cumpleaños, festeje con la Copa América en mis manos.

Paco Moreno

Paco Moreno

Editor general de Perfil