Leyendo:
En octubre sí hay milagros
2 minutos

En octubre sí hay milagros

¡Ya cálmate, Señor de los Milagros, ya cálmate! Esta es la expresión que se ha vuelto viral en las redes sociales, aludiendo a los últimos eventos: se anula el indulto a Fujimori, aprueban el referéndum, Muñoz gana las municipales, Keiko va presa…

La sintonía de esta frase con un extendido sentir ciudadano, expresa un sentimiento antifujimorista que se ha venido larvando tras la perversa actuación de la mayoría parlamentaria: el indulto a su líder histórico resultó un “toma y daca” con lo que ellos hicieron al expresidente Kuczynski; su inicial rechazo al referéndum fue otro fracaso, tuvo que aceptarlo a regañadientes, no sin antes desvirtuar las reformas; y recientemente, la prisión de su líder, la Señora K, involucrada en el lavado de activos junto al otrora “delfín” Jaime Yoshiyama, desnuda las limitaciones del proyecto hegemónico del fujimorismo.

Aunque aún siga terco en el blindaje al inefable congresista Becerril y al fiscal Chávarry, a fin de que los proteja archivando las múltiples denuncias que tienen sus dirigentes. Pero, aunque todo lo que está sucediendo tiene un aura de buenaventura, no se puede dejar todo al destino. El destino tiene mucho trabajo, hay que darle la mano.

Es evidente que con la detención preliminar de 19 personas ya empezaron a caer algunos de los corruptos más relevantes, pero esto no puede quedar aquí.

Quienes son responsables de delitos en el ejercicio de sus funciones, ya sea en la presidencia de la República, ministerios, alcaldía de Lima o gobiernos regionales y locales tienen que pagar ante la justicia.

Junto a las reformas iniciales, que serán sometidas a consulta popular en el referéndum del 9 de diciembre, la lucha contra la corrupción no puede parar. Es un clamor de la gente. Ya empezamos, pues. En octubre sí hay milagros.

LA INFORMACIÓN AL INSTANTE
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER REGISTRÁNDOTE CON TU CORREO ELECTRÓNICO Y MANTENTE INFORMADO

Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

No estás conectado a internet