Leyendo:
Hombre, no macho
2 minutos

Manuel Liendo Rázuri es aprista y es macho. Una pistola en su mano pone en evidencia que es recontra macho. Él quiere que nos orinemos de miedo porque tiene una pistolita. Es que es macho. Probablemente es católico, apostólico y romano, y macho, de los que creen, como Juanito “alimaña” Cipriani, que las mujeres son violadas por su culpa, porque ellas se ponen en bandeja, de modo que es su culpa.

Escupir para él es algo que los “hombrecitos” hacen, si no escupes, no eres macho. Si no te metes en contra en una calle, y eres vivazo, no eres macho. Si no juegas fútbol, no eres macho.

Manuel Liendo Rázuri ha sido sometido a disciplina en el partido de Alan García donde hasta ahora no someten no lo someten a disciplina a él, que los ha representado en todos estos años. Y donde es evidente que ha sido sistemáticamente librado de investigaciones incluso por los “hermanitos” la banda de los “Cuellos Blancos del Callao”, que usan sus juzgados como puestos de mercado donde sus sentencias se venden al mejor postor.

Un sujeto va en contra del tráfico, es vivo, es conchudo, y parece solo un acto individual, pero no lo es.

Cada rasgo que lo define muestra de donde salió, qué cultura lo ha prohijado, que grupos lo han acogido, dónde ha sido tolerado.

Manuel Liendo Rázuri se creía muy macho cuando esgrimía su pistola y amenazaba con demostrar su hombría a balazos.

Me doy cuenta que nunca he amenazado a nadie con una pistola para sentirme un macho.

Tampoco he sido aprista, ¡felizmente! Nunca he necesitado meterme en contra con un auto para demostrar lo que soy, ni me he puesto a escupir a alguien para demostrarlo.

Es más, viendo a Manuel Liendo Rázuri, he descubierto que no soy un macho, ni quiero serlo, soy hombre que no se parece en nada a ese sujeto.

LA INFORMACIÓN AL INSTANTE
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER REGISTRÁNDOTE CON TU CORREO ELECTRÓNICO Y MANTENTE INFORMADO

Ingrese sus palabras clave de búsqueda