en

Huellas de Mariátegui en el Congreso

Más

Tras el sensible fallecimiento del congresista Mario Canzio, su curul será ocupada por la secretaria general del Partido Comunista Peruano (PCP), Flor de María Gonzales Uriola, docente, que compitió con Canzio en las elecciones de 2017 al Congreso y obtuvo una votación de más de 11,000 electores. Su posición de accesitaria le da hoy la oportunidad de llevar las siglas del PCP al parlamento peruano después de alrededor de 30 años de ausencia en el salón de los Pasos Perdidos.

Gonzales Uriola es la primera mujer en la secretaría general de su partido y la primera mujer del PCP en el Congreso, dato importante en un momento en que el feminismo apunta al empoderamiento de la mujer en todos los espacios de la sociedad, sobre todo los políticos.

Sin embargo, esa no es su mejor carta. En una reciente entrevista con Nicolás Lúcar, en Exitosa, remarcó que el PCP ha levantado las banderas de la Asamblea Constituyente, cambio de Constitución Política y elecciones generales adelantadas, es decir “Que se vayan todos”, y que ello no ha cambiado. Si tiene que irse, se irá con gusto si se van todos del Gobierno.

El 7 de octubre se cumple 90 años de la fundación del PCP por José Carlos Mariátegui, fundador también de la Confederación General de los Trabajadores del Perú (CGTP). Sin duda, la condición actual de la secretaria general del PCP como congresista ha sido celebrada como una buena señal previo a los festejos por esta fecha.

Punto importante ha sido la aclaración sobre la relación del PCP achacada equivocadamente con Sendero Luminoso. Gonzales ha señalado que en un momento de ruptura histórica entre los bloques ruso y chino, hubo una ruptura también en la izquierda, y unos se separaron y conformaron Bandera Roja, de ese grupo se desprende Patria Roja y posteriormente el grupo Puka Llacta, y de ahí aparece Sendero Luminoso- Pensamiento Gonzalo. “Es decir, estructuralmente, orgánicamente, nunca tuvo que ver nada con nuestro Partido Comunista Peruano. Lamentablemente, han mancillado nuestro nombre, han mancillado nuestro símbolo, que es internacional, la hoz y el martillo, y nos han matado a muchos dirigentes. Tenemos una larga lista de dirigentes sindicales, alcaldes, que eran militantes de nuestro partido, y que fueron asesinados tanto por las hordas paramilitares de Fujimori como por las hordas asesinas de Sendero Luminoso”, dice Gonzales Uriola.

La aclaración es pertinente, sobre todo tras la campaña de terror aprofujimorista de los 90 contra toda la izquierda. La congresista ha prometido, además, trabajar por el fortalecimiento de las organizaciones sindicales y populares, algo que José Carlos hubiera aplaudido.