Leyendo:
Llegó la hora de limpiar la casa
2 minutos

Llegó la hora de limpiar la casa

Ahora sabemos que César Hinostroza quería ser presidente del Poder Judicial. Y muchos peruanos quisiéramos saber cuántas vallas tuvo que superar este impresentable para que ese poder se convierta en la cloaca que es.

Él sabía que con el respaldo de Fuerza Popular nadie interferiría en su camino hacia la presidencia del Poder Judicial. Ahora debemos preguntarnos ¿cuántos futuros Hinostrozas nos esperan en el camino?

Keiko Fujimori nos confirma que la campaña de demolición contra el fiscal Domingo Pérez era ejecutada, sin dudas ni murmuraciones, por la banda que dirige. No hay rubor ni arrepentimiento en sus palabras.

Lo dice a pocas horas que algunos intrusos intentarán ingresar a la casa del fiscal que la investiga, a pocas horas que el juez que contaba con su confianza fuera detenido por la justicia española, luego de fugar por la frontera del Ecuador, con el apoyo de simpatizantes de su partido.

Arrinconada contra las cuerdas, se ve obligada a declarar que no apoyará la moción de censura presentada por sus aliados apristas contra el premier César Villanueva, aunque aclara que esa decisión será discutida por su bancada.

El APRA y Alan García observan tras bambalinas. Esperan que Barata guarde silencio y no comprometa al líder máximo que asegura que ‘no se vende’, aunque ya pocos le creen. Para eso cuentan con el respaldo del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, un viejo compañero que dice que no le hace favores a nadie.

Qué dirían el “Búfalo” Barreto y los fusilados de Chan Chan si vieran la actuación de los que se dicen sus continuadores. Qué dirían aquellos que se enfrentaron a la oligarquía y pasearon sus huesos por El Frontón, el Sexto y el Panóptico.

¿Por qué hemos dejado que la lacra nos invada?

Hace unos años fui condenado por este Poder Judicial corrupto. Ahora sé cómo se consiguen ese tipo de fallos. El daño está hecho pero ya es tiempo de acabar con esta sociedad mafiosa que perturba la vida de los peruanos.

La patria de Grau, de Bolognesi, no merece este infortunio. Llegó la hora de limpiar la casa.

LA INFORMACIÓN AL INSTANTE
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER REGISTRÁNDOTE CON TU CORREO ELECTRÓNICO Y MANTENTE INFORMADO

Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

No estás conectado a internet